¿Cuándo no se puede fotodepilar?

 

El tratamiento LÁSER es un tratamiento selectivo, es decir, que el rayo láser por su longitud de onda visualiza la melanina y todo pigmento negro que contenga la piel. Dicho esto, es de excluir todo vello blanco o gris, ya que no contiene melanina y a la luz del LÁSER se vuelve invisible.

    Existen clientes fácilmente depilables y otros no; los clientes que entran en nuestro centro para eliminar el vello indeseado y antiestético es seguramente nuestro cliente perfecto, fácil de fotodepilar y que alcanzará rápidamente el resultado esperado.  Además de esta categoría, muchos clientes con problemas hormonales, como hirsutismo leve o no, solicitan nuestros tratamiento para eliminar el vello que además de ser antiestético se enquista, y tiene un crecimiento acelerado que con otros métodos de depilación nunca alcanza la eliminación aunque sea temporal. En estos casos específicos no podemos garantizar un resultado 100% óptimo ya que hormonalmente no hay un equilibrio y el sistema hormonal es el que estimula el crecimiento del pelo.

    Dicho esto, hay que añadir y evidenciar el hecho de que sólo con la fotodepilación esta categoría de clientes puede eliminar los pelos enquistados, la eventual pseudofoliculitis (inflamación del folículo pilífero) y seguramente ralentizar el crecimiento del vello y la eliminación en parte del mismo. Ante todos los métodos de depilación seguramente es el más recomendable siempre cuando el cliente en cuestión esté controlando su situación hormonal con su médico o ginecólogo (en esta categoría entran mayormente mujeres de todas las edades hormonalmente activas).

   Aparte de estos casos no es recomendable tratar clientes con tumores o cánceres, con epilepsia y mujeres embarazadas hasta el periodo de la lactancia.